27 DE JULIO de 1992,  45 ANIVERSARIO DE ADEOM

IDILIO PEREIRA… ¡PRESENTE!

(EXTRAÍDO DE “EL MUNICIPAL” 1992)
El 27 de julio de 1973 se presentó frío, húmedo y con una fina llovizna que caía de a ratos.
Fría y dura madrugada del primer mes de la Dictadura; frío en el alma de los militantes municipales: enterrábamos a Idilio Pereira.
Fundador de ADEOM y su Secretario General desde 1961; el gran caudillo que había conducido la reconstrucción del Sindicato luego de la desastroza Huelga del 60 y que había empezado a morir al tercer día de la Huelga General.
En la madrugada de ese día su físico pequeño irradiaba energía cuando iba recogiendo las informaciones de cómo estaban cumpliendo los municipales con la consigna de “Ante el Golpe de Estado, Huelga General con ocupaciones de los lugares de trabajo”.
Habíamos discutido y planificado todo tanto que, en el comando ya ubicado fuera de ADEOM, las cosas parecían discurrir con calma: “Limpieza ocupó, no hay novedades”; “Ya está avisado el Cerrito y Quijote”; “Máquinas coordinará con la Nervión y la Inca”; ”El uno electrificó el portón pero tenemos miedo de que alguien toque por inadvertencia, consulta si pone cartel de avisó”; “Hoteles mantiene guardias mínimas para el pasaje”; El Parlamento ya está rodeado por los tanques”…
La noche fue larga y febril pero, todo no caótico, el gremio respondía ordenado y serio. Estaba ocurriendo lo que era fatal que ocurriese y estábamos haciendo lo que habíamos dicho que íbamos a a hacer.
Con el cuerpo encogido y un brazo paralizado por el dolor, dirigía todo con una energía que no se correspondía con su estado de salud…¡Nunca fue tan grande “el Petizo”!
Duró tres días, al cabo de los cuales hubo que internarlo.
Bajo un nombre falso agonizó durante un largo mes…el 27 de julio lo enterramos.
Los “derrotados” de la Huelga General a quienes la Dictadura consideraba aplastados para siempre, enterramos a nuestro Secretario General como había vivido: ¡luchando! Como merecía ese pequeño gran hombre y como debía hacerlo este gran gremio. Con el Gremio en paro, cargamos con el ataúd y arrancamos a pie desde las salas velatorias de Martinelli hasta ADEOM.
Monterito trepó por el árbol y entró en nuestro local clausurado por “las Conjuntas” para rescatar las banderas de ADEOM y de la Patria y, con ellas cubriéndolo, cantamos el Himno, vivamos a nuestro Sindicato y a la CNT. Y gritamos el ¡ABAJO LA DICTADURA!
Era el 27 de julio de 1973; ADEOM cumplía 26 años y la Dictadura, recién nacida en lo institucional, estaba ya muerta para la Historia.
Han pasado ya casi 20 años; para los siniestros personajes de la dictadura que se creían todopoderosos el olvido y el silencio sería un alivio, ¡ni siquiera tienen eso!
A Idilio lo llevamos en el corazón todos quienes lo conocimos. Y las nuevas generaciones saben lo esencial: ¡era un luchador del pueblo!
Cuando en ADEOM se pase lista, desde el fondo de los corazones una voz dirá: “IDILIO PEREIRA…PRESENTE SIEMPRE!

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *